ZAMORA NOCTURNA

CATEDRAL DE ZAMORA


Zamora ya estaba habitada en la Edad del Bronce, aunque su nombre se cree que procede del latín Ocellum Durii  (los Ojos del Duero). La zona originaria de la ciudad sería la situada más al oeste, donde está más elevada la ciudad y donde se cree que habría un castro vacceo. Sería en la época medieval cuando se produjo su apogeo; la prueba más palpable es que durante esta época se construyeron las 23 iglesias románicas y su catedral, con una cúpula bizantina.

CASTILLO DE ZAMORA

El castillo de Zamora es origen medieval, se cree que se construyó a mediados del S. XI, aunque quedan pocos restos de esta época. Hoy conserva la estructura exterior, y en su interior hay obras del escultor zamorano Baltasar Lobo. Su situación le permitía controlar el entorno, no siendo nada fácil su conquista.

CASA DEL CID Y PUERTA DEL OBISPO

Según la tradición se cree que fue la casa del Cid, otros afirman que fue el palacio de Arias Gonzalo, alcalde de la ciudad y personaje que aparece nombrado en el cantar del Cerco de Zamora. Lo que se puede afirmar es que conserva partes importantes del S. XI. Es de los pocos edificios civiles de estilo románico. Situado al lado de la Puerta del Obispo, por donde discurría la ruta de la Plata. A la derecha se encuentra el palacio episcopal.

CALLE DEL TRONCOSO

Cercana a la catedral sale una estrecha calle denominada la calle del Troncoso. Para mí es la calle más auténtica de la ciudad. Discurre entre dos muros y la entrada es un arco.

Después de pasar el arco continuamos hacia el mejor mirador de la ciudad: el mirador del Troncoso. Desde allí podemos contemplar el río Duero, sus puentes y los barrios de la margen izquierda de la ciudad.

 

PUENTES SOBRE EL DUERO

Aquí termina este breve paseo por la parte más antigua de la ciudad. Espero que os haya gustado.