Archivo de la etiqueta: almendro

21 MARZO #MIÉRCOLES MUDO – FLOR DEL ALMENDRO

ALMENDRO EN FLOR

El #MiércolesMudo es un carnaval de blogs iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y retomado desde febrero de 2018 por La Mamarazzi. Participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto, que no necesite explicación, aunque si lo deseas, puedes incluir una breve descripción, alguna anécdota relacionada con la foto, o simplemente un título. Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Las fotos que participen deben ser aptas para todos los públicos. No se permiten fotos con contenidos racistas y/o discriminatorias.

Tienes todo el miércoles para participar. No olvides compartirlo en RRSS con el hashtag #MiércolesMudo. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Pincha en el recuadro azul para participar y conocer a todos los participantes de este carnaval.

EL ALMENDRO SOLITARIO

Imagen

Soy un almendro solitario plantado en medio de una finca, sin ningún compañero alrededor. En el pasado debía de haber más, porque a lo lejos consigo ver a otros almendros, pero al estar en un terreno labrado me han dejado solo y gracias debo dar que me permitieran sobrevivir.

Recibo todos los vientos, pero también todos los calores. Estoy en un lugar elevado, un mirador privilegiado: contemplo el castillo y la catedral, también buena parte de la ciudad; pero lo que me entretiene e interesa son las personas.

Cerca de mí discurre un camino; no es que sea muy transitado, porque enseguida se termina; pero siempre hay alguien por él. Unos vienen a pasear el perro, otros vienen a correr, montar en bicileta o simplemente a pasear.

Estamos en primavera, me rodean hierbas y pequeñas flores, me siento acompañado. Ha llovido bastante así que el campo rebosa vitalidad. Pajarillos de todas las clases se posan en mis ramas. Veo pasar a los habituales, pero también a otros que solo se les ve de vez en cuando.

Distingo a lo lejos como se va acercando lentamente una pareja. Vienen agarrados de la mano, como si se sujetaran uno al otro. Son la señora Juana y el señor Manuel, dos ancianos octogenarios que salen todos los días de paseo. Buscan un lugar abrigado y se sientan a tomar el sol. El señor Manuel todavía va erguido pero la señora Juana camina encorvada; los años y la artrosis van restando fuerza y resistencia, cada vez les cuesta más caminar, sus pasos son cortos y subir las pendientes les exige un gran esfuerzo; sin embargo, son constantes: descansan, se sientan y ven pasar a los paseantes, charlan con unos y con otros; después caminan otro poco y así van pasando la tarde hasta que casi  al atardecer regresan a su casa igual que vinieron: agarrados de la mano.

Finca Arada

Los días discurren lentamente; con el buen tiempo la gente sale a pasear: hay personas de todas las edades, disfrutan del sol, de la luz y del calor de la primavera.  La señora Juana y el señor Manuel siguen fieles a su rutina, a medida que va subiendo la temperatura, buscan las sombras, pero no fallan, a estas edades el calor se necesita, cuesta caminar, pero los huesos lo agradecen; tiempo habrá en invierno para quedarse en casa.

El verano entra con toda su fuerza, el calor en este páramo se hace insoportable, aunque ya estoy acostumbrado y aguanto lo que haga falta, los almendros estamos preparados para soportar tanto el frío como el calor. A medida que va pasando el estío la tierra se reseca, el campo pierde su color y solo ven caminantes por la mañana temprano o a la caída de la tarde, entre ellos la señora Juana y el señor Manuel que ahora salen más tarde y ya casi ni se acercan hasta aquí, porque su lento caminar no les permite alejarse, llegaría la noche y no habrían regresado a su hogar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entra el otoño, las temperaturas comienzan a bajar, los días se van haciendo cada vez más cortos, comienzan las primeras heladas y con ellas vuelve la soledad a estos parajes, sólo se ve a aquellos que, como los almendros, resisten el frío y el calor, las lluvias y el viento. La señora Juana y el señor Manuel no han vuelto a salir de paseo, ahora no se alejan de los alrededores de su vivienda, es tiempo de recogerse y aguardar tiempos mejores.

Invierno

El invierno llega con todo su crudeza, las heladas son muy fuertes, tanto que el campo se vuelve blanco, la niebla no se levanta y la escarcha se agarra a todo lo que encuentra, los termómetros no suben de 0º grados; ahora sí que esto es un paraje solitario, casi nadie llega hasta aquí, el frío espanta a la gente, son momentos duros pero pasarán, siempre pasan y veremos la luz y la savia volverá a correr por mis ramas. La gente regresará y volveré a tener compañía.

Florecido

Después de un duro invierno, la primavera ha llegado puntual y ha iluminado de color el campo; nosotros, los almendros, somos los primeros en anunciarla, nos vestimos de blanco, como las novias, para recibirla con todo el esplendor de nuestras flores. El suelo se viste de verde, de un verde intenso por las abundantes lluvias caídas.

Poco a poco regresan los paseantes habituales y se suman otros nuevos. Yo estoy pendiente, esperando, todavía es pronto, pero quizás aparezcan. Pasan los días, la señora Juana y el señor Manuel no se les ve, tengo el temor de no volver a verlos, son mayores, no sé como habrán superado el invierno, quizás no tengan ya fuerzas para llegar hasta aquí.

Hasta que al fín, un día aparecen, con su lento caminar, quizás la señora Juana esté un poco más encorvada, pero son ellos, por fin ha llegado el buen tiempo.

La pareja

Postdata: Se acerca el final del trimestre y el trabajo se acumula; por ello, durante un tiempo estaré ausente. Volveré.